Buscar este blog

viernes, 7 de enero de 2011

Sólo con Cristo, Cronos se volvió amigo del hombre

Mientras el mundo en modo frenético despedía el 2010, ya en un momento vuelto “viejo” y moribundo, la Iglesia con su milenaria sabiduría nos propone en la Santa Misa de fin de año el Prologo del evangelio de San Juan: “En el  principio existía la Palabra y la palabra era Dios…”. Al mundo, para el cual todo tiene fecha de vencimiento, el cristianismo contrapone la verdad ontológica del cosmos por la cual todo es un eterno comienzo, un eterno presente.
Cronos vencido por el Amor,
Venus y La Esperanza - Simon Vouet
La creación no está destinada a desaparecer en la nada, más bien San Pedro nos recuerda que habrán cielos nuevos y tierras nuevas. Es decir, que el cosmos, el cual gime los dolores del parto esperando la resurrección de los Hijos de Dios,  no sólo no cse acabara, sino que conocerá, un nuevo modo de ser, para nosotros desconocido.
¡Qué diferencia vivir con la certeza de un “por siempre” a la del engaño de fin de todo! En el primer caso, la vida se llena de dinamismo, de gusto, de alegría, de creatividad. En el segundo caso inevitablemente será la desesperación en manos del poder dominante la que nos defina, volviéndonos cínicos, títeres destinados a desaparecer en la nada.
¿Qué sería la vida si la realidad tuviera la misma suerte de la mercadería que se vende en los supermercados donde cada producto lleva bien visible su fecha de vencimiento? ¿Qué serían las relaciones humanas ti todas llevaran la fecha de vencimiento?  Todo sería terriblemente absurdo y la muerte sería la única solución. Sin embargo, también si la cultura nihilista de hoy está totalmente empapada de esta negatividad, asumida como criterio de la vida de las relaciones humanas (divorcio, eliminación y sustitución del matrimonio heterosexual monogámico, homosexualidad, etc.) el corazón del hombre, ese puntito rojo que late, bien representado por Matisse en su “Ícaro”, grita potentemente que no es así, que el hombre está hecho por el Infinito, que una vida, que una relación con fecha de vencimiento es absurda además de inútil.
Cuando el filosofo existencialista francés Gabriel Marcel, afirmaba que “amar significa decir al otro: tú no morirás”, quería expresar la evidencia de la exigencia más elemental, más originaria que el Infinito mismo ha impreso en el corazón de cada ser humano que nace. Y si somos sinceros ¿quién de nosotros en su primer amor, cuando se enamoró por primera vez de un(a) chico(a), no le ha dicho, no le ha jurado: “Te amaré para siempre. Seré tuyo(a) por siempre”. Y ¿quién en un ímpetu de gran pasión no ha firmado una carta a su enamorado(a) dibujando dos corazoncitos traspasados por una flecha y debajo de la firma el “Tuyo por siempre”?
Estas tres palabritas, un adjetivo, una preposición y un adverbio, contienen la esencia misma del Yo, creado para un destino eterno.  Sin embargo hasta cuando el “Verbum”, que era desde el inicio y que tunca tuvo inicio, se hizo carne, el tiempo fue sólo el enemigo más grande, el único gran enemigo del hombre, el que tenía como fin acabar con todo y con todos. Por eso los griegos lo representaban, el tiempo, con un mito al cual dieron el nombre de Cronos.
Cronos, según la mitología devoraba a sus hijos. Solamente Zeus fue salvado de la boca de Cronos (Rhea, la Tierra, madre de Zeus, lo escondió en un sitio para animales domésticos y envolvió una piedra en una manta del bebé.  Ella puso la piedra en la cuna, y Cronos se comió la piedra en lugar de Zeus). Se dice que cuando Zeus se rebelo contra Cronos, volviéndose así la suprema divinidad, el anciano dios fue vencido por el Amor, la Alegría y la Esperanza . Para el pensamiento griego el tiempo marcaba la gran injusticia de la vida, del cosmos.
En este contexto se aparece un día un Arcángel a una chica que con su SI cambio la concepción inhumana que está en contraposición del corazón,  del tiempo y del espacio (no ha sido una casualidad que la Iglesia celebre al comienzo del mes la Virgen Theotokos, madre de Dios). No más Cronos quien se devora a sus hijos, sino Cronos junto con el Topos, el espacio, en el cual lo que era desde el Principio se hizo carne y sigue presente.
Desde aquel SI el tiempo se volvió amigo del hombre y en compañía del espacio dieron origen a lo que llamamos la historia humana. No más el nihilismo coactivo y desesperado de antes sino el comienzo de la civilización. No más el hombre arrastrado por Cronos en la tormenta del espacio hasta desaparecer en la nada, sino el hombre como protagonista de la historia. No más el Tiempo (Cronos) como el padre que devora a sus hijos, sino como la condición, el amigo que permite al hombre experimentar de un lado la verdad de su camino hacia la eternidad con toda la carga de positividad que esta certeza conlleva, y del otro, la gracia de experimentar en la paciencia del tiempo que transcurre, la misericordia divina.
 La historia, la gran historia del hombre, después del fracaso inicial  el pecado original  comienza con la Encarnación del Hijo de Dios. Desde aquel día la historia, es decir, el tiempo y el espacio, se ha vuelto el lugar donde la libertad de Dios, deseosa de encontrar la libertad humana, y la libertad humana, deseosa de reconocer en el Misterio la propia consistencia, encontrándose forman aquel lugar de certeza y esperanza que es la Iglesia. Es decir, la contemporaneidad de Cristo, lugar en el cual no sólo nadie se pierde, sino que todos viven continuamente redimidos, salvados.
Hasta mis pecados, ahora que Cronos ha sido redimido, habiéndolo el Verbo asumido como modalidad para entrar en el espacio, no sólo no son más motivo por el cual el tiempo que pasa sería un enemigo, sino que gracias a mis pecados el tiempo es el lugar de la misericordia divina. Y este es el motivo por el cual en la Iglesia el año no comienza el primero de enero sino con Adviento, es decir, con el latido del corazón que busca “el eterno infante” y termina con la fiesta de Cristo Rey, el Pentacreator, el Señor de todas las cosas.
El tiempo en la Iglesia es el recorrido de la creación que encuentra en la redención la nueva creación y sigue en su camino hacia la Parusía cuando Cristo será todo en todos. Un camino, como el de Jesús, el Verbo hecho carne, donde el sacrificio, la cruz, son parte integrante para llegar a la Resurrección. Dolor y sufrimiento que si para los griegos y todos los pueblos eran inexplicables y formaban parte de la voracidad rabiosa de Cronos, para los que reconocieron y reconocen a Cristo no son solamente un “castigo” producto del pecado original, sino una gracia en cuanto participación de los sufrimientos de Cristo para su cuerpo que es la Iglesia.
En esta perspectiva se comprende porque la Iglesia al final del año solar, el 31 de diciembre, propone el “Te Deum laudamus. Te Dominum confitemur”, porque es consciente que cualquier circunstancia o detalle que haya sido vivido por el hombre en los 365 días del año ha sido una posibilidad para reconocer la buena voluntad del Padre, quien incluso mediante la situación más incomprensible a la razón, como el dolor, la enfermedad, el dolor inocente, muestra en su Hijo, la predilección que tiene por cada hombre.
Viviendo día tras día con el dolor, que muchas veces se vuelve insoportable, la lentitud del tiempo que nunca pasa, se vuelve para mí cada vez más claro que no existe circunstancia, por más “fea” o “irracional” que sea, que  no esté dentro de un diseño más grande y bueno, comprensible solamente mirando a la cruz de su Hijo.
Ha comenzado para el mundo un nuevo año y Dios quiera que sea la oportunidad para encontrar aquel Hombre que haciéndose carne dio consistencia al tiempo y el espacio, es decir, a la historia de cada uno, porque si no fuera así Cronos se volvería a comer a sus hijos, a nosotros, y la vida, con su inexorable fecha de vencimiento nos llevaría a la desesperación. Cristo vino para sacar esta fecha de vencimiento y poder decir a todo el cosmos, pero en particular a la autoconciencia del cosmos que es el hombre “Tú no morirás”.
¡Qué diferencia entre volver a casa a la tardecita, abrazar a tu esposa (o), tu novia (o), tus padres, con la certeza que “no morirá” y volver  con la desesperación que todo y todos acabaran en la nada! Deseo a cada uno esta mirada llena de ternura, esta certeza que llena la vida de gozo y el andar humano lleno de significado: “Tú no morirás”. Cristo ha vencido a Cronos y Cronos se ha vuelto con el Espacio, factor constitutivo  de la historia de la salvación, de tu historia personal donde tu libertad encontrando la de dios se vuelve protagonista, autoconciencia del cosmos. “Yo soy Tú que me haces”.
P. Aldo

15 comentarios:

  1. Aparte de las escrituras, la tradición y la fe.. ¿cuales son los parámetros para decir que algo es "la verdad"? ¿Y por qué tildar de todo lo no-cristiano de nihilismo? Me parece que por el hecho de no ser cristiano uno no trendría una vida apática necesariamente, como se da a entender en este artículo. Al parecer su parámetro de verdad es todo aquello que "suena bonito", y no aceptar lo bueno y lo malo de la vida, sus misterios y las diferencias entre las personas, estando abiertos a nuevas posibilidades.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. En el artículo se da a entender el sin sentido o nihilismo de la cultura actual, sin Dios. ¿Es eso lo que quiere dar a entender? Por eso lo puse de modo interrogativo en mi primer comentario, para que me puedan aclarar un poco eso, porque en el artículo no se argumenta mucho el tema del nihilismo, mas bien cita como una de las consecuencias. ¿El corazón? en este caso el los profundos sentimientos del hombre religioso, pero acaso ¿los sentimientos de que cada individio no es algo subjetivo? entonces ¿por qué las demas religiones no son "la verdad" entonces? Me parece que para tener parámetros objetivos hay que saber regular los sentimientos personales, ES AHÍ DONDE ENTRA EL ROL DE LA RAZÓN, porque creencias personales infundadas no son argumentos que tiendan hacia una objetividad. ¿Abiertos a nuevas posibilidades? ¿razonable? ¿que es razonable para vos?
    El problema epistemológico de los religiosos es q parten de conclusiones. Se basan en dogmas, que no son puestas constanmente en contrastacion. Por eso dije en mi comentario anterior que su paramentro es "todo lo que suena bonito" que no contradigan su fe, sus dogmas, sus escrituras, etc. Quiza todas las religiones tengan esto como prioridad.

    ResponderEliminar
  4. "Dios ama tu libertad más que la salvación" Si esto realmente fuese así, todos deberíamos tener las mismas posibilidades, es lo que decía Calvino justamente "la predestinación" (hablando en terminos teológicos). Para mí que recien en estos tiempos el cristianismo, en general, se abrio mas a la diversidad, porque recordando anteriormente... a la Iglesia no le gustaba mucho la libertad individual, de pensamiento; el secular, entre otras cosas. La libertad individual es una MODERNEZ.

    ResponderEliminar
  5. "eliminación y sustitución del matrimonio heterosexual monogámico" por supuesto, y darle derechos a los negros eliminaron y sustituyeron los derechos de los blancos, verdad? Bola de idiotas ¬¬'

    ResponderEliminar
  6. Señor Lezcano: permítame decir que la frase que Ud. cita ("Dios ama más tu libertad que tu salvación") contradice de lleno los principios de la religión que profesa y demuestra que Ud. ignora ciertos aspectos básicos de la misma. En primer lugar, y si así fuese, ejerciendo mi libertad plena, podría yo optar por desechar a Dios de mi vida sin que El pueda tomar acción alguna en mi contra. En otras palabras, no existiría castigo alguno hacia mi persona. Sin embargo, Jesucristo dijo que solo aquellos que abandonan todo para ir en pos de El serían salvos. Personalmente, creo que el contexto en el que se desenvuelve el término TODO incluye la libertad. En otras palabras, el reino prometido supedita cualquier intento de obtenerlo al total sometimiento a la voluntad divina. Así visto, mi libertad poco importaría ante los designios del Señor. Además, tanto el viejo como el nuevo testamento se enseñorean con vívidas imágenes de castigos diversos a los que son sometidos aquellos seres humanos que concibieron la osada idea de seguir sus propios caminos excluyendo de ellos a Dios. Lo vivieron en carne propia Adán y Eva, atrevidos de antaño, y de seguro ocurriría lo mismo con los atrevidos contemporáneos. En definitiva, resulta extraño que Ud., en defensa de la religión, haya cometido un crimen intelectual contra la misma. Aunque lo dicho anteriormente solo es la humilde opinión de un servidor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Por otro lado, qué repugnante la manera en que se revuelcan con la religión griega!! Herencia de aquellos tiempos en donde buscaban de manera forzada relacionar su Dios con el de otros pueblos para convertirlos sin muchos problemas. Es decir, en vez de presentar algo propio, se acoplan a lo ajeno para llegar a las masas, aberrante!!!

    En Paragauy mismo, en la época colonial, relacionaron a Yahvé con TuPâ los jesuitas, que a pesar de sus notables parecidos también tienen marcadas diferencias.

    Por último, ya que quieren robar a los griegos, háganlo bien.No es "pentacreator", es "pankreator" el creador de todo, "pan" todo, "Kreator" creador. "Penta" se refiere a cinco, pentágono, pentáculo, pentatlón... exactamente que buscarían decir con "pentacreator"? Mejor ni respondan ¬¬'

    ResponderEliminar
  8. Sergio12:20

    Pudo haber sido "pantocrator"... que sí existe...

    ResponderEliminar
  9. ¿Crimen intelectual? Jajajajajajajaaa......
    perdonen doctores de la neo-filosofia de la boludez......jajajajaajajaja...........
    La predisposición que ustedes tienen a negar todo aquello que se comente me lleva a la conclusión de no volver a responder de aquí en adelante....es evidente que la capacidad intelectual de quienes aqui han comentado no va muy lejos....siendo que no pueden argumentar sin atacar y burlarse de los otros....por lo cual yo también decidí iniciar así mi comentario.....
    Con respecto a mi supuesto crimen intelectual contra la religión.....el hombre es libre de prescindir, de reafirmar su propia autonomía si así quiere......¿o acaso no se hace eso desde hace siglos?.....
    ¿Qué es razonable? Te explico lo que para mí es la razón, usando la explicación de Luigi Giussani: La razón es la capacidad de mirar la realidad según la totalidad de sus factores.....
    Señores dueños de la verdad y la perfección....disculpen ustedes por el error cometido en la transcripción del artículo....he aquí vuestro nivel intelectual....algo tenían que encontrar para crear escándalos....ni siquiera leyeron por completo el artículo.....
    Mejor dejen las críticas pseudo-filósicas a quienes realmente las saben hacer (no es mi caso evidentemente....yo no me considero dueño de la verdad).....¿En algún momento aquí hemos discutido la veracidad o no de otra religión?

    ResponderEliminar
  10. Señor Lezcano: antes que nada, permítame decirle lo contento que me pone el haber provocado en Ud. una risa tan espontánea. Digo esto porque noté en su respuesta el grave stress que le aqueja, y aquellos que saben, siempre recomiendan una buena carcajada para combatir las tensiones. Asimismo, me alegra que defina a la razón como la capacidad de mirar la realidad según la totalidad de sus factores. De seguro, un hombre culto como Ud. ha de conocer el concepto de REALIDAD. No obstante me atrevo a recordárselo, según lo dice la RAE:

    1. f. Existencia real y efectiva de algo.
    2. f. Verdad, lo que ocurre verdaderamente.

    Y es aquí donde su posición me confunde, pues, como sabrá, no puede demostrarse la existencia real y efectiva de Dios. Se puede tener fe en un creador, pero, lamentablemente, dicha fe no prueba nada. ¿Cómo, entonces, puede hablar de realidad y Dios al mismo tiempo?. En fin. Misterios, que le dicen.

    La verdad es que hago esta pregunta al aire, pues Ud. ya dejó claro que no volverá a responder.

    Por suerte.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. No es de esperar que un tipo como Lezcano, al quedarse sin argumentos, haya reaccionado de esa manera. Como de costumbre con puros ad hominems http://es.wikipedia.org/wiki/Ad_hominem

    Se quedo aturdidícimo por el comentario de Francisco jajajaja..

    Totalmente Francisco, lo mas recomendable en estos casos es una sana carcajada.

    Pero bueno, espero que no se lo tome muy a pecho señor Lezcano.

    ResponderEliminar
  13. Quisiera saber nomás querido Marcelo de donde sabes como soy yo??? jajajajajaajaja.....
    aturdido?? cuando quieran les invito a tomar un café y les respondo......
    pero como dije en comentarios anteriores la libertad de la persona está por sobre todas las cosas.....bien lo dice Miguel Cervantes, usando a su Hidalgo: "la libertad es el regalo más grande que los cielos pudieron hacer al hombre"....ustedes pueden afirmar cuanto quieran....yo no soy quien para negarles.....y no se preocupen que gente como ustedes lo único que hacen es causarme risa....si risa, porque niegan aquello de lo que nosotros hablamos....pero viven pendiente de lo que hacen los creyentes, mucho más incluso que ellos mismos.....
    si no crean...háganlo, yo respeto vuestra libertad....pero también pido que se respete la elección libre que hice de creer yo......
    aahhhhh Francisco.....te recomiendo un libro: El sentido religioso de Luigi Giussani....ahí podrás entender mejor mis crímenes intelectuales......ojo que no es un libro de religión.....sino uno de filosofía y pensamiento....
    hasta aquí mi intervención.....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. No es que "sé como sos", es típico nomas esa clase de reacción en debates, cuando no se responden los contra-argumentos, en este caso lo que te propusimos Francisco y yo. En lugar de hacer una crítica para dar una continuidad recíproca al debate, te reíste y dijiste cosas como: "perdonen doctores de la neo-filosofia de la boludez. La predisposición que ustedes tienen a negar todo aquello que se comente me lleva a la conclusión de no volver a responder de aquí en adelante....es evidente que la capacidad intelectual de quienes aqui han comentado no va muy lejos.." (Ver ejemplos de Ad hominem: http://bit.ly/e4AwNU)

    ¿Y por qué no respondes aquí nomas? (Todo bien con lo del café por cierto, jaja).

    Nadie negó en ningun momento la libertad de elejir. Francisco lo que te dijo fue lo contradictorio que resulta eso de "Dios ama mas tu libertad que tu salvación" y como dije, hasta ahora no refutaste lo que propuso, en lugar de eso desviaste el eje del debate con carcajadas y conclusiones infundadas.

    Juanki la cosa aca no es quien cree saber más, el tema es quien se argumenta de manera objetiva: argumentandose con una coherencia lógica, ejemplificando su punto, que deje puesto a prueba lo que dice, etc.

    Al final cada uno elije aceptar o no por su puesto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo13:21

    me ha encantado el texto... no se si es verdad o no, pero es bonito, eso alegra mi dia... eso me pone feliz... y al fin de cuentas, si la vida sigue o si la vida termina aqui, da igual...lo importante es ser feliz y ayudar a los demas tambien a serlo... gracias

    ResponderEliminar